...MI OTRO YO...

SON TUS GUERRAS...


Son tus guerras, mis guerras de otros tiempos.
Son tus pasos sin huellas mis pasos ya heridos...
Es el dolor el más cruel de los enemigos.
No me alcanza la templaza en su estallido.
.
Son mis prados verdes una Primavera sin sentido.
Arde tu horizonte en mis manos expeditas.
Y desde mi atalaya alejada de tus mapas
muert0 en combate, siempre te imagino...
.
Es común a todos los mortales derrotados
una maldición que siempre los sobrevuela
como buitres hambrientos de vísceras y errores,
repetir una y otra vez la misma danza
al son de la misma música sin sentido…
.
Olvidé cerrar mis ojos secos y marchitos.
Olvidé levantar murallas y pedir al viento silencio
justo antes de aquel tu último grito:
¡Olvida que existe el infierno, sigue camino al paraíso!
.
Y ahora sólo diviso círculos concéntricos
entre tu cuerpo ya ido. Y el mío aún vivo…
.
Elizabetta Puig® / Derechos Reservados
iImagen: Galatea Santos®/PUERTO DE TAZONES (ASTURIAS) 

PARA MI PIEL...



Para mis labios tu piel,
para mi cuerpo tus manos,
para mis pasos tus ojos,
para mis piernas tus antojos…
.
Rosas y locura, a partes iguales
noche sagrada tras los portones,
llora la Luna en los espejos,
gritan las piedras en los callejones…
.
Callan mojadas las calles,
juegan en silencio las esquinas
a imaginar con los cinco sentidos
el deseo alimentando mis ritos…
.
Sabores en mis arenas,
prende la llama de tu vientre,
nace al día la fragua
que alimenta mis fuentes…
.
Para mi ser tu agonía,
para tus brazos mi ceguera,
para mi pena tu alegría,
para tu piel…sólo la mía… 
.
Elizabetta Puig® / Derechos Reservados
iImagen: Galatea Santos®/CÓRDOBA 

PENA...


La pena rotundamente se enquista.
Me ahoga infame esta seca laguna
 ...ciénaga fétida de luz negruna...
que ejerce el  certero afán de conquista
de todo cuanto está frente a la vista...
Sin esperanza salvadora alguna
desde los bordes de su fría duna
en mi hálito clava su  arista…
Y juguetea con mi rostro el viento.
Y mi  dolor observa silencioso,
como escapa  ese último lamento,
hacia el cauce de mi río sediento,
buscando un paisaje mas armonioso,
con el que alimentar su sedimento.
.
Elizabetta Puig® / Derechos Reservados
iImagen: Galatea Santos®/Rio Trubia (Asturias)

SIN RENDICIÓN...


 A la hora primera del atardecer,
cuando la Luna ya asoma,
y el Sol se va a perder,
pedí tregua al cielo
después de la última batalla
acabada de perder.

Bandera blanca de paz,..
de paz para acontecer
la triste recogida
de los restos de mi ser.

Recuento solo de bajas.
Que las altas en el fragor
de tan cruenta batalla
les dio por desertar,
desbordadas por el empuje
de ejercito tan cruel…

-¡Solo bandera de tregua,
ni por un segundo eterno pienses,
que es una rendición.
Apenas de nuevo inyecte
sangre fresca de la vida
a las venas que me cobijan,
de nuevo saldré al campo,
de nuevo batalla daré...
Que si tú en mi vida
no tienes a bien,
otorgarme los dones
que a bien tengo a merecer,
yo he de salir a buscarlos
por mi propio pie…

Y el cielo allá lejos,
jactándose de no encontrar
una ocasión mejor,
ebrio de furia y orgullo,
entre rayos y centellas,
en sentencia dejó caer…

-¡Yo no acepto condiciones,
yo las he de poner!
Y si no te sometes a mis designios,
sólo has de saber,
que jamás perdí una batalla,
que jamás una guerra perderé,
que no hago prisioneros,
ni por ti rezaré..

Y cerrando mis ojos
al cielo respondí:
-Siempre tus batallas pierdo,
siempre a tus guerras me entrego
siempre a tus terrenos vengo,
dónde el tiempo es infinito,
dónde el deseo eterno,
dónde el dolor mi reino.
Pero de aquí no he de salir.
Yo no se conjugar el verbo rendir…
.
Elizabetta Puig® / Derechos Reservados
Imagen: Galatea Santos®/Batalla de Carabanzo (Asturias)

CONJUROS...


Dejó la Luna de pasear por las cornisas.
La noche se volvió mas zalamera que oscura.
Poco a poco se deja abrazar por la locura
de las hogueras que la engalanan con povisas...
.
Hacia la medianoche, acuden las pitonisas.
Bajo un manto silencioso queda la llanura
aguardando las gracias de la buenaventura
entre quebrantos, luceros y auroras sumisas...
.
Nacen al amanecer los últimos conjuros.
Antes de que las aprisione la luz del día
han de volver a los laberintos del averno...
.
Mágicas reinas de los deseos mas oscuros,
de todo lo que un alma desbocada, impía
no acallaría. Aun siendo, condenada al infierno.
.
Elizabetta Puig® / Derechos Reservados
Imagen: Galatea Santos®/Atardecer desde el monte La Tortuga  (Málaga)

BALCONES...

Hay conferencias en los balcones,
tocan a gloria en los campanarios
y se escapan por los callejones
los pétalos de los geranios…
.
Taconean al son de las palmas,
Rosas, gladiolos y gardenias
cuentan las horas que faltan
para acompañar a la novia a la iglesia…
.
Blanca la seda y la honra,
rojos los claveles y las amapolas,
que se regalan un “te quiero”
mientras la Luna asoma…
.
Llega la noche y se viste
con aromas de azahar y romero,,
bajan del cielo los ángeles,
para robarles sus sueños…
.
Y en la madrugada se adormecen,
la hierbabuena y la albahaca,
entre los besos de las fuentes,
que gota a gota, las abrazan…
.
Flores que cada día renacen,
flores que cada día se pierden,
pero que nunca faltan bien vestidas,
en las conferencias de los balcones…

Elizabetta Puig® / Derechos Reservados
Imagen: Galatea Santos®/Gijón (Asturias)

A MEDIAS...


Morirán entre mis manos cualquier mala tarde,
sin tristeza, sin agonía por la larga espera,
las horas que antaño marcaron tu larga ausencia...
Partirán sencillamente escasas de alegrías
dejándome el agrio sabor de boca que entrega
la pérdida de la ultima batalla librada...
La mesura de sus calendas parcas en llanto
pronunciarán nuestros nombres por última vez
sin perder la compostura a pesar de lo amargo
que supone seguir viaje y dejar atrás tu rastro.
Morirán… Y yo…yo no haré nada.
Dejaré que descansen sobre esta tierra
que facilita en cada rincón una muerte a  medias.
Porque nunca se muere del todo
si te acogen en su lecho estas laderas…

.
Elizabetta Puig® / Derechos Reservados
Imagen: Galatea Santos®/Desfiladero de Las Xanas (Asturias)