...MI OTRO YO...

TODAS LAS TORMENTAS...


Huyen las cigüeñas a sus nidos.
Los gatos abandonan sus equilibrios
de trapecistas en las cornisas..
Corren las moscas a buscar refugio
tras alguna ventana aún abierta
y las vecinas vacían los balcones
de sábanas vestidas de sueños efímeros...
Callan en las calles empedradas
los últimos pasos de la tarde
y el viento juega con las niñas
de falda corta y estrecho talle.
A lo lejos el cielo anuncia la tormenta
sucumbiendo entre sus fauces...
negras, húmedas, voraces...
El olor a tierra mojada recuerda
la cercanía de la batalla entre su órbita
y el destino más amargo...
Y es ahora cuando
me entristece recordar todas las tormentas
que en mi vida han sido,
como han marcado las estaciones
de esta existencia invadida por las omisiones
en el deber de socorro en caso de abandono...
No es Noviembre y sin embargo
pareciera que nos acercamos 
al filo del precipicio por el que caen al olvido
como caballos desbocados los amores perdidos.
Estas tormentas, ahora, también son mías.
Excepto aquella que a una estrella lejana
entregaste dejándote llevar 
por la estela de su huída...
Después, el silencio..
Ese silencio plomizo que todo lo invade
tras el rayo indolente y el trueno enloquecido...
.
.
Elizabetta Puig ® / Derechos Reservados
Imagen: Galatea Santos® / LAGOS DE COVADONGA (ASTURIAS)

A LA SOMBRA DE MI CORAZÓN...


Esto es entre tú y yo...
Lo de no querernos, quiero decir,
lo de seguir camino 
sin volver a nombrar ni nombrarnos
todo lo que aún quedaba por vivir.
Quedan por dilucidar algunos enigmas
lanzados al pozo de los matices sutiles,
esos que invitan a olvidar rápido
lugares comunes, sentencias, juramentos 
y caricias a la luz de los candiles..
Mi casa extraviará entre los muros de su memoria
tu sombra y tu fragancia,
el testimonio de tu boca en la mía,
la localización exacta de tu palabra.
Nada más que hacer constar. 
Aunque habré de renunciar también
a mi ventana vestida de fiesta
con tu espalda a contraluz,
a las flores frescas en el jarrón 
que hoy resquebraja su cristal para mutar
en lágrimas con sabor a hiel y sal.
Y pasarán los años fundidos 
con los lugares que nos son comunes 
entre la melancolía y el abandono pertinaz.
Pactaré con ellos un nuevo paisaje 
ataviado con cierto halo de postración
que hará imposible que vuelvan a florecer
entre mis manos, a la sombra de mi corazón...
.
Elizabetta Puig ® / Derechos Reservados
Imagen: Galatea Santos® / LAGUNAS DE CAMPILLOS (MÁLAGA)

DEJÁNDOTE IR...


Para volver a vivir, para volver a sentir
necesito que acabe esta noche y regresar 
a la luz cegadora de cualquier mañana 
camuflada en el jardín...
Necesito que no amanezca en tus calles, 
que no amanezca en cada adoquín desahuciado
con el corazón sucio y gris.
Necesito de nuevo una cumbre, un camino
que no tenga tus huellas. Ni mi devenir
sabiéndome más perdida que cualquier soldado
de una trinchera obligada a resistir.
Para sentir de nuevo la vida , para dar color
a la sangre que habita mis venas
he de atajar la ruina de antaño 
y situar en su lugar mi piel y mis arterias, 
adormilando los últimos estertores
que en mi propia ceguera me mantienen despierta.
Será entonces, cuando ya no volará tu nombre
a escondidas y entre medias tintas altaneras
rozando las cornisas del alma traicionera
y contar inverosímil de vocablo fácil.
Para volver a volver, sin haberme ido
de esta isla acomodada e infeliz...
Para volver a volver...Dejándote ir.
.
.
Elizabetta Puig ® / Derechos Reservados
Imagen: Galatea Santos® / IGLESIA DE SANTIAGO (CÓRDOBA)

TIEMPOS EXTRAÑOS...

Fueron aquellos tiempos extraños.
La imaginación siempre alerta
y el corazón en un puño prisionero.
Fueron tiempos de apuestas 
perdidas de antemano
y sueños rotos como un amor de verano.
Pudieron ser muchas cosas y sin embargo
en lluvia a merced del viento quedaron.
Pasaron los días y el desorden
se hizo dueño y amo de toda la locura
que fue capaz de brotar de la tormenta.
¿Y tú dónde estarás? 
¿Dónde buscar tu sombra?
¿Dónde tus huellas de prófugo en el mar?
¿Cuál es el precio del silencio?
¿Cuál el de una mirada furtiva?
¿Por qué hemos de callar lo que se abre camino
en los mentideros de cualquier puerto 
escogido al azar?.
Quedan pocos paraísos.
Y los que quedan, se venden a precio de saldo
como una última oportunidad.
Son tiempos extraños, como antaño. 
Fríos, salobres, faltos de calidez, 
sobrados de adversidad...
.
Elizabetta Puig ® / Derechos Reservados
Imagen: Galatea Santos® / PUERTO DE LUANCO (ASTURIAS)

HAYKU...


Levanta el vuelo
sobre el mar agitado
la isla desierta.
.
Elizabetta Puig ® / Derechos Reservados
Imagen: Galatea Santos® / LA ISLA (ASTURIAS)

DE BESOS Y SUEÑOS...


De besos y sueños 
están las noches llenas,
de ansias de batallas
de tormentas desatadas
de sábanas escarchadas
y escalinatas al cielo.
En cambio llega el día 
con las manos vacías,
con la suerte de espaldas
y la ternura de visita
en otra hora más acertada...
De besos y lazos de caramelo
están las noches plenas
de besos que a la boca 
adornan con alborozo
vistiendo a la vida uniformada
de gozo tras los ventanales...
No importa la clase, 
ni tampoco la jerarquía
toda la piel canta y rezuma 
placer por alegrías.
Se enredan los poros 
en guerras fratricidas,
en reyertas cuerpo a cuerpo
que cantarán crónicas 
hasta entonces desconocidas...
Tal es poder de su sabor 
que hasta el peor de los tiempos 
anegan con el dulzor 
del júbilo sin vergüenzas,
del placer y la locura
del crepúsculo y sus criaturas.
Aromas de rosas frescas, 
de tardes a la espera 
de que por fin amanezca
la noche tras las cristaleras.
.
Elizabetta Puig ® / Derechos Reservados
Imagen: Galatea Santos® / Puertos de Marabio (ASTURIAS)


CORAZÓN ROTO...


Tenía el corazón roto
y la razón construyó andamios
sobre el borde del precipicio de la agonía...
A ciegas tanteó el futuro y sus pulsaciones
buscando en su riego la sangre
que derramó con un movimiento extraño
aquel amor de apuestas perdidas.
La sostenían sus huesos, como quien sostiene
una idea inverosímil a golpe de azar
con la apuesta expuesta a cualquier contingencia...
Se propuso abandonar el día solaz 
por jornadas de nieblas y tormentas arrebatadoras
a refugio del soplo evocador 
de su nombre en las tardes canallas...
La gama de posibilidades, era infinita
sin embargo optó por la más sencilla:
dejarse morir a tumba abierta
con la alegría como bandera
para luego resucitar por calles desconocidas.
Quizá la muerte, pensó, le daría las alas
que no le dio la vida...
.
Elizabetta Puig ® / Derechos Reservados
Imagen: Galatea Santos® / Cementerio de OVIEDO

LA MUERTE...


Se desliza la muerte
bajo la cama, tras las puertas selladas.
Y al ritmo de la brisa en las cortinas
su aliento vierte...
Llega su momento y no perdona
ni retrasos ni excusas de última hora,
ni lucha cuerpo a cuerpo,
ni batallas a muerte gloriosa o vida indecente...
Baila la danza maldita de los escogidos
bajo las sábanas aún calientes
con la seguridad de una bailarina
de coreografía bien ensayada día a día 
entre cuerpos entregados 
a la supervivencia gratuitamente...
Llega con el triunfo por bandera,
con la seguridad de quién a priori
se sabe diosa y vencedora,
deidad eterna, emperatriz de los infiernos.
Y reina de la bóveda celestial...
No existen límites o apuestas
que no gane.Va su honra en ello...
Y su reputación de dama opulenta.
.
Sólo cabe recibirla como merece:
con las puertas abiertas
y los saldos de la existencia
al corriente de pago y bien amortizados.
.
.
Elizabetta Puig ® / Derechos Reservados
Imagen: Galatea Santos® / GRADO (ASTURIAS)

VOLVERÁ...


La mañana escapa. Y yo la dejo ir.
La tarde espera turno.
Y la dejo llegar entre la esperanza y la desazón
de la tormenta que se avecina.
No todo está perdido aún.
Las horas marcarán el ritmo de la batalla
entre las sombras y la luz
ajenas a la noche que opta a ganar
la guerra al día una vez más
sin apenas aliciente ni disposición.
Sólo cabe esperar que no sangre el amanecer,
que no someta ni a la tierra ni al mar
a la incertidumbre de no saber
qué habrá de ser de ellos
tras el paso del viento
siempre furioso, siempre áspero,
siempre colérico, siempre atrincherado.
La mañana escapa.
Aunque de sobra sabe que, tarde o temprano,
volverá...
.
.
Elizabetta Puig ® / Derechos Reservados
Imagen: Galatea Santos® / Playa de los Cristales (ANTROMERO)