CORAZÓN ROTO...


Tenía el corazón roto
y la razón construyó andamios
sobre el borde del precipicio de la agonía...
A ciegas tanteó el futuro y sus pulsaciones
buscando en su riego la sangre
que derramó con un movimiento extraño
aquel amor de apuestas perdidas.
La sostenían sus huesos, como quien sostiene
una idea inverosímil a golpe de azar
con la apuesta expuesta a cualquier contingencia...
Se propuso abandonar el día solaz 
por jornadas de nieblas y tormentas arrebatadoras
a refugio del soplo evocador 
de su nombre en las tardes canallas...
La gama de posibilidades, era infinita
sin embargo optó por la más sencilla:
dejarse morir a tumba abierta
con la alegría como bandera
para luego resucitar por calles desconocidas.
Quizá la muerte, pensó, le daría las alas
que no le dio la vida...
.
Elizabetta Puig ® / Derechos Reservados
Imagen: Galatea Santos® / Cementerio de OVIEDO

LA MUERTE...


Se desliza la muerte
bajo la cama, tras las puertas selladas.
Y al ritmo de la brisa en las cortinas
su aliento vierte...
Llega su momento y no perdona
ni retrasos ni excusas de última hora,
ni lucha cuerpo a cuerpo,
ni batallas a muerte gloriosa o vida indecente...
Baila la danza maldita de los escogidos
bajo las sábanas aún calientes
con la seguridad de una bailarina
de coreografía bien ensayada día a día 
entre cuerpos entregados 
a la supervivencia gratuitamente...
Llega con el triunfo por bandera,
con la seguridad de quién a priori
se sabe diosa y vencedora,
deidad eterna, emperatriz de los infiernos.
Y reina de la bóveda celestial...
No existen límites o apuestas
que no gane.Va su honra en ello...
Y su reputación de dama opulenta.
.
Sólo cabe recibirla como merece:
con las puertas abiertas
y los saldos de la existencia
al corriente de pago y bien amortizados.
.
.
Elizabetta Puig ® / Derechos Reservados
Imagen: Galatea Santos® / GRADO (ASTURIAS)

VOLVERÁ...


La mañana escapa. Y yo la dejo ir.
La tarde espera turno.
Y la dejo llegar entre la esperanza y la desazón
de la tormenta que se avecina.
No todo está perdido aún.
Las horas marcarán el ritmo de la batalla
entre las sombras y la luz
ajenas a la noche que opta a ganar
la guerra al día una vez más
sin apenas aliciente ni disposición.
Sólo cabe esperar que no sangre el amanecer,
que no someta ni a la tierra ni al mar
a la incertidumbre de no saber
qué habrá de ser de ellos
tras el paso del viento
siempre furioso, siempre áspero,
siempre colérico, siempre atrincherado.
La mañana escapa.
Aunque de sobra sabe que, tarde o temprano,
volverá...
.
.
Elizabetta Puig ® / Derechos Reservados
Imagen: Galatea Santos® / Playa de los Cristales (ANTROMERO)

NADIE ESPERA...


Socaba mis laderas la tempestad
a golpes secos y desconsuelo.
La excusa no es morder mi paz
si no sentir que aún tiene poder
sobre la resistencia de mi sensatez.
Registro cada mal trago que me ofrece.
Trago largo y falto de control,
frente a ella no restan sino suman
los golpes bajos, la estela de la locura,
todo lo que mata y no cura,
todo lo invisible a los ojos de la torpeza
y a los hijos de la inocencia,
Como si en ello le fueran
el resultado de daños, el balance positivo
de lo que en el camino deja...
Cae la tarde. Y con ella caen rodando
ladera abajo de mis apuestas
lo que pierdo en ello, lo que gano
en fatiga y en condena, en tortura y pena:
seguir camino sabiendo
que en la cumbre nadie espera...
.
Elizabetta Puig ® / Derechos Reservados
Imagen: Galatea Santos® / Playa de los Quebrantos (ASTURIAS)

ABRIL....


Es abril y aún no llegó la luz
que tanto me pedías ...
Siempre quisiste crecer atendiendo
a las razones del corazón
alejando las dudas, los errores,
las marejadas alrededor del acierto.
Pero sobre todo, poco a poco
devoraste un tiempo que no me perteneció.
El Norte vestía de escarcha al viento
desde las alturas de sus miras
ajeno a nuestros deseos 
de un poco de lumbre sin agonía...
Le hubiera bastado una palabra para salvarme.
En cambio solo supo vestirme 
de invierno y un providencial dolor...
!Qué sabrá ningún dios de la derrota de lo humano 
en lo más recóndito del infierno del extravío!
Nunca la lluvia ganó tanta fuerza
a golpe de escenarios sin nombre.
Ni tanto valor a la vista 
de la tragedia que nos rondaba
como un lobo solitario.
Ahora permanezco en alerta,
observando la noche a través del cristal
viendo como se viste de luminarias
en cada rincón de este desierto
de acero y lunas de hormigón...
Corriendo riesgos, buscando oportunidades,
manteniendo la llama de la fascinación viva
y a la espera de una respuesta
en cualquier cruce de caminos...
Cualquier día la acariciaré de cerca
y ella a cambio, se impregnará 
de mi esencia y mi valor.
Y a pesar de la punzada 
amaneceré encarando una nueva mañana
de algún mes de abril sin ti
con la lluvia, que tanto maldices,
habitando en mi balcón...
.
Elizabetta Puig® / Derechos Reservados
Imagen: Galatea Santos® / Lago Enol (Lagos de Covadonga)

A LAS CALLES DE MI VIDA...


A las calles de mi vida
solo les pido memoria
sin retrasos ni demoras fingidas..
Que avancen de mi mano 
y mis avejentadas pupilas
por sus arterias de asfalto 
sin pecado concebidas...
Que no olviden mis pasos 
ni mi empeño en llevarlas 
a la gloria de los mapas de antaño
por los viajeros olvidados..
Elevar sus aceras frías y de severas líneas 
a la categoría mas alta:
a ríos de cauces frondosos.
A convertir en soldados de infantería 
a las farolas y sus hastíos 
de veranos bochornosos...
Soportales de mi vida 
no olvidéis mis miradas
ni mis encajes de bolillos 
en cada una de vuestras arcadas
a la hora de encajar la imagen 
en mis manos de artesana...
Los humanos olvidarán mi nombre
como si jamás hubiera existido
a la luz de las tardes efímeras
cerca del mar de las tormentas...
Cuento en cambio, con vuestra palabra
con las hojas muertas que me persiguen
en cada soplo de brisa reptil e inhibida
buscando la eternidad en mis alegorías...
Cuento con la lluvia serena de Primavera,
artista de las caricias a los paraguas
para vestirme de ninfa en la medianoche...
Y los mediodías...
Todo lo demás sería
remar en galeras bajo la tormenta invernal
con la angustia clavada
en el cristal de la ventana
por la que mi vida escaparía...
.
Elizabetta Puig® / Derechos Reservados
Imagenes: Galatea Santos® / Montaje: Maribel Gonzálvez

A LAS PUERTAS DEL CIELO...


Me hago mayor, envejezco.
Y todo mi armamento queda sutilmente 
fuera de juego, fuera de tiempo...
Cuesta seguir camino sabiendo
que ya nada será igual,
que la piel se desploma por momentos,
que las ideas dejan de bullir
y que mis pensamientos
quedan arriba, en alguna cumbre
que se me hace inalcanzable,
no por lejana si no por impasible,
indolente e insensible como las rocas
que la confieren....
Que languidecen las batallas 
a la espera de refuerzos sin cuartel
que se saben en rebeldía y faltos de ingenio...
Que ya queda poco o nada 
para alcanzar el misterio del Universo
y sus agujeros negros como la noche
más incierta y el día más oscuro.
Ese Universo complice de lo eterno
que guarda con tanto celo
un dios al que jamás recé...Ni rezo.
No vaya a pasar lista y hacer recuento
de todos los pecados cometidos.
Y los que dejé sin cometer
por falta de instrumentos para ello...
Mi futuro, mi presente quizá, 
será amanecer cualquier día
con un !ay! colgando en la comisura
de los labios...O no amanecer
y volverme pregunta sin respuesta
o pájaro sin jaula ni viento
al que mirar frente a frente...
Así poco a poco, o quizá de pronto,
pasar a la historia no escrita
de lo que pudo ser, de haber sido
otro el juego del destino
que no me permitió saldar todas las deudas.
Ni cuadrar todas las cuentas
con sus respectivos recuentos.
Por lo demás, poco que contar.
Que como decían los viejos
la vida se hace escasa y el mundo inmenso,
que la respiración se agita
cuando miro al espejo y no me encuentro
ni siquiera de perfil, ni siquiera por accidente...
Que me roba una nueva oportunidad
en cada haz de luz que acaricia 
su cristalino vientre...
Que da igual ya error o acierto,
verdad o ilusión, agonía o anhelo.
Igualmente resuelvo los imprevistos
con las fuerzas justas, con el mismo empeño,
ya en puerta de embarque
a las puertas del cielo, a cielo abierto.
.
Elizabetta Puig® / Derechos Reservados
Imagen: Galatea Santos® / SANTA MARÍA DEL NARANCO (OVIEDO)

LA FELICIDAD DE VIVIR CON LA NATURALEZA...(EDITH HOLDEN)





La magia existe en forma de libro...
Maravilloso diario de Edith Holden 
con el que me he encontrado hace poco 
y del que he podido adquirir un ejemplar de segunda mano...
Lástima que esté descatalogado por parte de las editoriales.





¿CÓMO SABER SI ES AMOR?...


Nunca has de saber
de dónde fluye esa sensación
de volar sin alas ni viento.
Ni tampoco sabrás
si es golpe de suerte
o destino incierto.
Nada delatará su naturaleza
de niño travieso,
ni vestirá traje de señora bien
o fino caballero.
En cambio te venderá,
con tacto de seda
y reverso de terciopelo,
cualquier mentira
que quieras creer,
como creen los ciegos,
a fuerza de golpe seco.
Nunca sabrás si es amor,
si eres libre como los remolinos
que juegan con tu pelo,
o si eres en realidad,
de sus cadenas, prisionero.
Besarás y serás besado...
Despacio, con prisas
por unos labios al vuelo...
Y las caricias serán
moneda de cambio corriente
entre unas manos
y un cuerpo de piel ardiente.
Volverás a ver la luz,
levantarás tus pies del suelo,
creyendo que tocas
con tus manos el cielo…
Para luego caer a la tierra
de golpe y sin freno,
y topar con que en realidad
todo fue sueño efímero. 
.
Elizabetta Puig® / Derechos Reservados
Imagen: Galatea Santos® / EL VIAJERO BAJO LA NIEVE (OVIEDO)