...MI OTRO YO...

ESPECTROS...


Entonces, y ahora, nada es importante.
Todo sucedió entre las horas que dormitaban
sobre mis estantes llenos de polvo y ruinas.
No encontré la causa exacta, ni la razón indómita
que nos sellara de por vida la puerta a la gloria.
A esa gloria que gozan los indefensos y los desarmados.
No aparezcas en mis noches 
disfrazado con el rencor de antaño, 
cauteloso como los gatos, dramático como el rayo.
Iluminando golpe a golpe, las madrugadas
que sigilosamente me toman por asalto.
Nada es importante. Todo sucede de manera extraña.
Ya entonces, tu nombre me sabía a sal, 
a mar desbocado sembrando muerte,
mientras busca algún muelle al que atar sus galernas
antes del próximo naufragio.
Fue entonces, cuando me volví arena en esta playa
de los olvidados.
Me negué a escoger el camino más sencillo a la posteridad.
Flaquearon las fuerzas y me exilie de toda burda sutileza.
Desde entonces, desde siempre
muerden los espectros de tus ojos, mis flancos.
.
Elizabetta Puig® / Derechos Reservados
Imagen: Galatea Santos® / LUARCA (Asturias)

No hay comentarios:

Publicar un comentario