SEÑORÍO...


Rompe con furia
el  meandro que liviano acaricia,
!Ay la lujuria!
!Cuanta avaricia!
por robar a la Luna una caricia…

Ella se esconde
tras los montes que celosos la acogen.
Y es allí donde,
mieles recogen
los amores  que su luz escogen…

Ternura entrega,
más allá de sus fronteras de plata,
Y nada niega,
y el río acata
que  a todos  dé su mirada de gata…

Él la regala,
abiertas las fuentes de su ribera,
flores de gala,
trigo de la era,
y el canto de una dulce aceitunera.

Ella no atiende,
es la mujer y amante irreverente,
nunca se vende,
ni está carente,
del señorío que adorna su frente…

.
Texto: Elizabetta Puig®
Imagen: Galatea Santos®/ Luna sobre Córdoba

RIBERAS FRONTERIZAS...


Aquí vengo de nuevo 
a tus riberas fronterizas
con los restos de este naufragio
y las luces sin brillo
que no son mas que los restos
de este amor perdido,
entre las brumas de esta niebla
que me envuelve el sentido
que no me deja pensar,
que me arrebata to lo mío:
mi alegría, mi mirada,
mi bamboleo en los caminos
que llevaban a tu casa,
cuando todavía eras 
lo que alimentaba mi brío…
.
¡Ay pobre ignorante de todo!
¡Triste vivir sin sentido
el que me has entregado
sin el más leve resquicio!
que en las puerta que has  cerrado
hasta las grietas de los quicios
no vaya a entran mis ojos
y maldigan este capricho
de no tenerme cerca
por ser libre como las corrientes
que desbordan los ríos…
.
Y ya no tengo consuelo,
no hay nada por lo que respiro.
Soy como las hojas muertas
que el viento arrastra porfío
para darlas santo funeral
como último destino…

.
Texto:Elizabetta Puig®
Imagen Galatea Santos®/ Playa de San Lorenzo (GIJÓN)

DESTELLO...


No te quedes solo con mis besos,
quédate también con mis últimos versos.
Todo cuenta y todo canta en un solfa insostenible
lo que es luz clara en la mañana
y a veces sueño imposible
en la noche derrotada...
.
Bajo este cielo pendenciero que me cubre
cayo y guardo un imposible silencio
que termina gritando todo lo que no digo
por no trasmutar mis palabras en rezos...
.
Se vengan los dioses de mi valentía con saña
rompiendo en mil pedazos sus credos
dejándolos caer de cuando en cuando
como lluvia nauseabunda que a nadie engaña.
.
No te quedes solo con mis besos,
quédate también con el latir de mis manos,
quédate con el sabor amargo de mis últimos versos
guarda para ti mi último llanto
y hazme germinar en destello eterno...
.
Texto: Elizabetta Puig®
Imagen: Galatea Santos®/ Plaza de San Lorenzo (GIJÓN)


NO ME DESTIERRES...


No me destierres como nave olvidada
sobre la línea donde los sueños dormitan,
no me niegues el pan y la sal de la vida
ni me entierres entre derrotas malditas…
.
Nunca quise ser brisa de ensoñaciones,
siendo locura vestida de miles de razones,
ni dedos enraizados en tu mente esquiva
acariciando tus rizos de manera furtiva…
.
Vuelo siempre emparejada a las gaviotas
entre los corpúsculos de las olas suicidas
empapándome por fuera y por dentro
con lo poco que de ellas queda en tu quilla…
.
Jamás seré, frente a los ojos de nadie,
isla que vaga sobre esta tierra a la deriva,
llena de dudas y páginas no vividas,
cumbre que cierra sus puertos
salvándose de las luchas y las caídas…
.
Siempre piso firme y obvio las heridas.
Callan en mí y ni siquiera gritan
cuando el recuerdo intenta de nuevo
abrirlas en canal y buscar refugio
cada vez que mis sentidos ociosos olvidan
que antes de todo esto existió una revolución,
una fractura silenciosa, un punto de partida…
.
Nunca jamás han de volver allí mis istmos,
mis fronteras siempre abiertas,
el destino que me quema en las manos,
…mi futuro que ya es presente…
la memoria que gusta de naufragar en mis sienes…
.
Nunca jamás nadie me ha de arrastrar
a perder ninguna hora del día,
ningún instante rebelde…
sin causa justificada ni anhelo sin remitente,
mientras la sangre en mis venas
ahogada en el tedio languidece…
.
Texto: Elizabetta Puig®
Imagen: Galatea Santos®/ Ensenada de Lagosteira (FINISTERRE)

MANA...


(Haykus encadenados y tanka en el cierre)
.
.
Por las callejas
se derrama la Luna
en las aceras…

Gritan su nombre.
La oscuridad la encuentra,
en los balcones…

Dulce alimento
luz láctea de plata 
mana en sus pechos…

Y la reclaman
las hijas más lejanas.
De frío estallan…

Miles de estelas
recoge en su mirada
cuando alumbra…

Soledad guardan
los bajos de su falda
almidonada
y esos ojos de gata
con la noche encelada…

Texto: Elizabetta Puig®
Imagen: Galatea Santos®/ Santiago de Compostela (GALICIA)

ALAS ROTAS...


Esta casa inmensa de paredes blancas
llena de voces heridas,
esta huida a ninguna parte,
esta desazón constante 
por la ausencia de luz y alegría.
Florecen las sombras por sí mismas
y en cambio el jazmín porfía
con las luces de las calles encendidas
a cambio de una mirada que prenda
en sus flores marchitas.
Esta casa y sus paredes cristalinas
me recuerdan a otros tiempos
donde todo era prisión en vida.
Esta viudez sin tumba en el cementerio,
sin cuerpo ni rezos a destiempo
que lleva a una constante revisión
de las mercancías del corazón.
Estas alas rotas por el desuso
y la ingratitud.
Esta nostagial, ya fósil,
levantando muros a mi alrededor .
Este mar ahogado en llanto 
que acalla cualquier caricia 
de la lluvia en las ventanas.
Nadie cambia, decían.
Y es que todo va a contracorriente
cuando no se quiere encontrar
la puerta de salida,
cuando llevan un nombre impreso
los sueños disfrazados de pesadillas.

Texto: Elizabetta Puig®
Imagen: Galatea Santos® / Río Negro (LUARCA)

PEQUEÑAS COSAS...


Es el origen de todos los tiempos
este amor que te tengo
repleto de pequeñas cosas.
En el corazón manan arcos iris
en cada pálpito , con cada abrazo
en cara giro del crepúsculo en mis orillas...
El origen de la vida brota entre mis manos
cada vez que las tuyas nombran
las noches de soledad y lejanía...
No quedan horas, no queda tiempo
para casi nada que no sea
sanar alma y heridas a marchas forzadas...
Merecemos algo más que esta huida,
algo más que este destino 
impreciso y vacilante, oscuro y dudoso 
como remolinos inmersos en su propia vorágine.
Lleno la incertidumbre de mis jornadas
y las dejo agonizar de sed y hambre
a la espera de la esencia que se esparce
con cada palabra tuya...

Texto: Elizabetta Puig®
Imagen : Galatea Santos® / CUYENCES (ASTURIAS)

PACTO...


Hagamos un trato, caballero:
le presto por una noche
la luz de mis luceros
y usted a cambio me entrega
las alas de su sombrero.
Bien adornadas ellas
con amapolas y romero
del que crece en las riberas
de los caminos que llevan al cielo...
Lleguemos a acuerdos
sin promesas ni firmas de por medio:
usted hace volar sus palabras
que tarde tras tarde espero
y yo a cambio prometo
entregarlas mis silencios
para no romper la magia 
que nos sirve de alimento.
Sellemos así un pacto
entre usted y mis imprudencias,
entre mis bríos y sus anhelos 
colmados de mis esencias.
Démonos licencias
sin necesidad de permisos
ni propios ni ajenos,
ni profanos ni divinos.
Que cuando la vida nace
al ritmo justo y preciso
no existe autoridad
que consiga someter
a los caprichos del destino...
.
Texto: Elizabetta Puig®
Imagen: Galatea Santos® / MAJADA DE LA GALLERA (ASTURIAS)

SIN DISIMULO...


Grítame todas tus voces.
Rompe todas las reglas.
Devora todas las respuestas
del misterio de la vida envuelta en sedas…
.
Asalta las esquinas de mis muros 
vestidos con inquina complacida,
tras los que se arropa temerosa
mi sangre dulcemente dormida...
.
Ya nada quedará a merced
de las sombras que navego
cuando la luz inicia su caída
al son de tus latidos sin sosiego…
.
Y guarda,…
Guarda el dolor más intenso
para ese último adiós inquieto
que regalará mi cuerpo al tuyo
cuando este tiempo frugal 
ya sea olvido sin disimulo … 
.
Texto: Elizabetta Puig®
Imagen: Galatea Santos® / LA FELGUERINA (ASTURIAS)

DOS PALABRAS...


Tengo dos palabras colgando del firmamento
dejarlas caer sería, dejarme caer al infierno.
Me llueven como agua fresca sobre cieno
como brisa de primavera en el infierno…
No resuelven mi desconcierto, ni mis ganas
de dejarme caer al vacío sin remisión...
Ni remedio...
No pintan alas en estas espaldas
que llevan sobre ellas todo el peso del cielo
que tanto calla y tropieza en sus bosquejos,
como tropiezan a ciegas los ciegos
cuando pierden el bastón y el gobierno 
de la estructura de este mundo 
vago en detalles, 
poco atento en protocolos y cordura …
Tengo dos palabras…
Y los ojos más abiertos…
Por sí te veo pasar cerca de mi soledad
para saludarte de lejos… 
Y gritar tu nombre al viento…

Texto: Elizabetta Puig®
Imagen: Fernando Maestre Caro/ Modelo: Reme Anaya
Playa de Bolonia (CÁDIZ)