...MI OTRO YO...

CRÓNICA...


Desde este rincón inhóspito y frío
aparto de mi vida todo aquello
que a priori pudiera resultar bello
para, como cauce, entregarme al río...
.
Dejo así este lugar triste y sombrío
desde que , como un lejano destello,
entregaste al olvido todo aquello
que cada mañana lío y deslío...
.
Siempre seré una Penélope invicta 
en sus soledades, en su tristeza,
en sus miradas de mujer agónica..

Prisionera sí.. Y eterna convicta.
Atrapada en la espera, en la certeza
de que será otro el final de esta crónica...
.
.
Texto: Elizabetta Puig®
Imagen : Galatea Santos®/ ENCRUCIJADA :Puente sobre el río Caleao (ASTURIAS)

AQUÍ EN EL NORTE...






Imagenes: Galatea Santos®
Música: Allá arriba al norte / VICTOR MANUEL

CIEN DÍAS DE SOLEDAD...

Explicar lo que se siente en la montaña, 
en un bosque, tocando el cielo a metros de altitud, 
en plena naturaleza
...es complicado...
O no...
.
Devoción es lo que siento 
por esta película y su protagonista...
Por haberme enseñado tanto...
Por haber abierto una puerta 
que ya nada ni nadie cerrará...



CRUZANDO HORIZONTES...


Desnudo un poema en nuestro nombre cada tarde
a fuego vivo y piel indómita, a trago largo.
Pretenden mis manos cobrarse como recargo
la palabra fugitiva que en cada ocaso arde.
.
Preparo la mesa bien servida en un alarde
de valentía escapando del largo letargo
que impone sin condescendencia el sabor amargo
de la derrota más nefasta, triste y cobarde.
.
Lo sé, rendí mis armas en primera intención:
sin escaramuzas, sin combate, sin cruzada,
sin hacer prisioneros, sin sangre alrededor...
.
Mis gestos laten ahora en otra dimensión.
Cruzan horizontes como una sombra alargada
que eternamente ilumina el Sol con su fulgor.
.
.
Texto: Elizabetta Puig®
Imagen: Galatea Santos®/ Vía muerta - FUSO DE LA REINA (ASTURIAS)

EL JUEGO...


Cualquier tarde al abrigo de la vida
habremos de dejar atrás 
todo aquello que nos negaron,
todo aquello que no tenemos...
Ni tendremos.
Solo nos permitiremos guardar
algún abrazo gélido,
algún beso traicionero,
las caricias que se llevó la noche
sin encontrar nuestros cuerpos...
Será con el único fin de que no sientan
que se perdieron en el capricho
de una burla del destino 
siempre intempestivo,
siempre al acecho.
Tampoco es justo para ellos.
Ni para nosotros ahogarlos 
en el olvido porque sí, 
porque tocan a retirada
para los más valientes que buscan
el abrigo de algún puerto...
Nacieron del deseo irrefrenable
de dar calor y color 
a las noches de lluvia , 
de escarcha encendida 
y destellos en el cielo.
También habremos de olvidar  
nombres impronunciables,
imágenes y sus reflejos,
razones y sinrazones 
que nos entran a degüello
en las tardes de horizonte gris
y horas en blanco y negro ...
Encajaremos la derrota
hilvanando lágrimas y punzadas
en un eterno gota a gota
sobre el filo de la navaja...
Mantendremos el equilibrio
caiga quién caiga por el precipicio 
de la verdad pura y dura...
Sin recurrir a la ilusión vana
atravesaremos este desierto
con la memoria deshabitada
y en nuestros bolsillos 
los ases de la baraja...
Que en cada  nuevo amanecer
comienza de nuevo el juego...
.
.
Texto: Elizabetta Puig®
Imagen : Galatea Santos® / Parque Nacional Las Ubiñas-La Mesa (ASTURIAS)

SOY LIBRE...


No me entrego a ninguna causa.
Ni ganada ni perdida, 
ni pasajera ni establecida...
Esa es mi virtud, ese es mi pecado,
Ese es mi desvarío, mi rectitud.
No recojo la lluvia que ahoga a las mañanas,
ni rompo con tradiciones milenarias
despojándome de lo sublime, de lo viejo.
No hago de mi capa un sayo de falsa esperanza
ni vendo hechizos milenarios
por un puñado de rosas marchitas 
abandonadas a su suerte 
en una ventana desvencijada...
No canto como la alondra a la belleza
ni lloro como los ángeles cuando pierden
sus alas en cualquier mal aterrizaje
de cualquier mal despegue...
No ando dando razones gratuitas
ni corrompiendo argumentos.
No sirven mis palabras para hacer leña
de cualquier cuerpo caído en desgracia
por su mala geografía, por su mala cabeza...
.
Soy libre de palabra, obras y excesos.
Soy libre hasta para rodar por las escaleras
que raudas bajan al infierno
si ello me lleva a huir
del frío invierno de unos besos...
.
.
Elizabetta Puig®
Imagen: Galatea Santos®/ Soto de Agues (ASTURIAS)

TIERRA ADENTRO...


En ocasiones atisbo tras tu mirada
un misterio insoldable, un silencio abismal
una fuente inagotable de fuego inmortal.
Más lo guardas de las calles
de las gentes bulliciosas que al pasar
solo vende humo efímero escogido al azar...
Eliges vivir otra vida más remota,
más adherida a la tierra, a la cima del lugar.
Más devota del viento que al cruzar tus arenas
levanta las hojas muertas de tus palabras
sin llegar siquiera a rozar tus manos ajadas
dejando una estela de luz tenue
que siempre termina por iluminar mi camino,
mis pasos de gaviota extraviada 
siempre a la búsqueda de su mar...
Caen las tardes una a una
 sobre las murallas de mi ciudad.
Tras las puertas las noches llegan para arropar
a los ángeles que llaman a tocar la gloria 
con rezos de tierra adentro...
Y de entre sus alas nacen los besos
que nunca nos hemos de dar...
.
Elizabetta Puig®/Derechos Registrados
Imagen:Galatea Santos®/CÓRDOBA

TUS OJOS...


Encontrarme con tus ojos
es como encontrarme de nuevo
al borde del abismo
que existe entre nosotros...
Un tiempo es un tiempo
y otro, otro lugar, otro espacio
otro punto sideral que va
desde tu perseverante vacío 
a mis horizontes rotos...
Asomarme a tu mirada
es describir un círculo divergente
lleno de órbitas extraviadas
y excusas recurrentes,
de razones inmersas en el descrédito 
cuando a sí mismas se miente...
Lleno también, de espacios en blanco
y anotaciones a pie de páginas
que en cada línea finge anonimato..
Mirarte cara a cara
siempre será un gesto audaz
una prueba superada
un cobro de cuentas pendientes,
un sentir que todo es nada
y que nada, en el fondo de tus ojos,
es diferente...
.
Elizabetta Puig®/Derechos Registrados
Imagen:Galatea Santos®/Desfiladero del río CARES (ASTURIAS)

DESEO...


No puedes invocar al deseo
en cualquier hora o momento.
Es él quién llega e ilumina
cualquier guerra cuerpo a cuerpo...
La piel entonces no es más
que un juguete entre sus dedos,
una tecla deliciosamente afinada
que se entrega al viento.
El corazón un tambor que llama
con su canto a rendir las armas
sin condiciones, sin parlamento...
Luego, cuando firmes la paz
entre la desnudez del día
y la seda del humo, 
tras la más cruenta batalla
y el combate más profundo,
será cuando por fin comprendas
que existe rendiciones
merecedoras de un desfile
acallando a los rumores...
Siempre será el último día,
la última noche en la tierra
quien grite que estás a tiempo
de invocar a la lucidez 
del más feroz deseo...
Pero nada es gratuito 
en el infierno de los deseos: 
ellos deciden cuándo,
cómo y quién ha de ser el elegido
entre los elegidos para subir
beso a beso a los cielos...
.
Elizabetta Puig®/Derechos Registrados
Imagen:Galatea Santos®/FUEGOS ARTIFICIALES GIJÓN